Mutilación

Poema del libro inédito “A vida nas rúas/La vida en las calles”
Neda (A Coruña) Agosto de 2020

Mutilación

“Os meus pais querían mutilarme e casarme
porque necesitaban unha vaca”
JANETH ROPI (12 anos)
Tanzania

Hai unha casa ao final da rúa que cheira a cuscús e carneiro fresco.
Nalgún lugar do Serengeti o león axexa ás gacelas
mentres un morabito decreta a era das tesoiras e a extirpación.
Hai nesta rúa hoxe unha festa de panos vermellos,
unha barafunda que baixa alborotada ao cheiro do sangue,
faroliños que arrólanse colgados de xanela en xanela
mentres aluman a cartografía da cortadura.
Hai unha gacela de ollos negros que ten unha boneca de trapo,
unha touca de cores como os senadores teñen unha túnica,
e unha bolsa con incenso para acender as estrelas algún día.
Non espera outra cousa desta festa que bailar ao son da música,
esquivar as sombras que as escarapelas opoñen aos farois,
saltar á corda cando do ceo apodérase unha luminaria artificial de lumes.
Nada que o Senado puidese deixar á interpretación dos iletrados.
Hai un cheiro doce e pesado que a paprica manchoulle os ollos.
Na habitación entra un home azul que ten un coitelo nas mans.
As mulleres que a suxeitan miraron cara a dentro,
lembraron a sensación de baleiro no estómago,
a mesma estocada que hoxe, ás portas da alcoba ou do Senado
os leóns infrinxiron á frescura das bonecas e os carneiros.

Mutilación

“Mis padres querían mutilarme y casarme
porque necesitaban una vaca”
JANETH ROPI (12 años) Tanzania

Hay una casa al final de la calle que huele la cuscús y carnero fresco.
En algún lugar del Serengeti el león acecha a las gacelas
mientras un morabito decreta la era de las tijeras y la extirpación.
Hay en esta calle hoy una fiesta de paños rojos,
una confusión que baja agitada al olor de la sangre,
farolillos que se acunan colgados de ventana en ventana
mientras alumbran la cartografía de la cortadura.
Hay una gacela de ojos negros que tiene una muñeca de trapo,
una toquilla de colores como los senadores tienen una túnica,
y una bolsa con incienso para encender las estrellas algún día.
No espera otra cosa de esta fiesta que bailar al son de la música,
esquivar las sombras que las escarapelas oponen a las farolas,
saltar a la cuerda cuando del cielo se apodera una luminaria artificial de fuegos.
Nada que el Senado pudiera dejar a la interpretación de los iletrados.
Hay un olor dulce y pesado que el pimentón manchó los ojos.
En la habitación entra un hombre azul que tiene un cuchillo en las manos.
Las mujeres que la sujetan miran hacia dentro,
recordando la sensación de vacío en el estómago,
la misma estocada que hoy, a las puertas de la alcoba o del Senado
mientras los leones infringen a la frescura de las muñecas y los carneros.

Poema del libro inédito “A vida nas rúas/La vida en las calles”
Neda (A Coruña) Agosto de 2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s