Silencio

Silencio

El silencio es un hueco entre los hombres
como la palabra es la casa poblada,
la fiesta de la abundancia.
He visto cómo el silencio puede barrer la vida,
apagar los candiles del diálogo
y sucumbir ante la sumisión calladamente.
Pero el silencio como manifestación
ante el descrédito del héroe,
el silencio encaramado en la tribuna
como argumento contra la diatriba,
el silencio como afonía ante la estupidez,
como reserva ante los antílopes veloces de la mediocridad
se convierte en el discurso más cartesiano
que se puede escuchar en el ágora.
El desprecio de la sordidez no contiene sílabas.
Cada discurso no pronunciado,
cada dardo no lanzado contra las cráteras
se convierten en armas como las que Rousseau
emplea para conversar y convencernos
de que el hombre que no goza de una libertad completa
no es un hombre si no puede callar cuando lo desee.

Finalista en I Premio de Poesía Enrique Pleguezuelos 2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s